Oh tu fidelidad

GRUPO DE ALABANZA

“Yo conozco que todo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de ti… de oídas te había oído; más ahora mis ojos te ven.” (Job 42:2-5)

Job pudo conocer más profundamente a Dios en medio de su dolor. Es más, el libro de Job acaba con esperanza, en contraste con toda la desesperanza que vivió. Muchas veces nos cuesta entender el por qué de las cosas, no vemos sentido a episodios difíciles de nuestra vida, pero no debemos olvidar que todo tiene un sentido en el gran plan del Señor.

¡Tenemos un Dios de esperanza!